Problemas más comunes al utilizar máquinas de anestesia | Promedco
Promedco
Home
/
Blog
/
Problemas más comunes al utilizar máquinas de anestesia

PROBLEMAS MáS COMUNES AL UTILIZAR MáQUINAS DE ANESTESIA

Sabemos la importancia de los equipos médicos y su correcto funcionamiento en los procedimientos quirúrgicos. En esta nota le hablamos acerca de algunos de los problemas más comunes que se presentan al utilizar máquinas de anestesia y cómo puede solucionarlos rápidamente.

Fallas comunes en las máquinas de anestesia

Las máquinas de anestesia tienen una función puntual, incluso desde sus orígenes fue pensada de forma muy sencilla: una herramienta que suministraba gases para dormir al paciente. Actualmente, la tecnología le ha permitido convertirse en un innovador equipo médico indispensable para innumerables procedimientos operatorios. 

 

Aunque el margen de error no existe, es posible que se presenten algunas fallas de las máquinas de anestesia que pueden afectar su correcto funcionamiento, por lo que conocerlos para solucionarlos y en lo posible evitarlos es una necesidad. Es por este motivo que el día de hoy, Promedco se los mencionamos.

 

Podría ser de su interés: Guía completa para comprar una máquina de anestesia

 

Problemas con el caudalímetro

 

El caudalímetro es el encargado de medir el flujo y velocidad del gas en una máquina de anestesia, de esta forma permite conocer si la medida suministrada al paciente es la correcta. Cuando este presenta fallas puede indicar una fuga en el sistema o problemas en la composición del gas.

 

Si en otra situación el caudalímetro llega a estar roto existe una alta probabilidad de que se genere una mezcla hipóxica, es decir, se concentra FD con mayor concentración que O2, un grave riesgo para el paciente. Si se sospecha de la posibilidad de que el medidor esté roto se debe revisar de inmediato la bobina flotante para asegurar que no esté atascada, así podrá determinarse si hay fugas.

 

Baja presión

 

Como se mencionó anteriormente, las máquinas de anestesia son las encargadas de suministrar gases especiales a los pacientes con el fin de mantenerlos dormidos durante procesos quirúrgicos, es por esto que el ritmo de administración debe ser constante y en la medida adecuada. La presión con la que se suministran estos gases es uno de los aspectos principales para que no ocurran errores, por lo que si en dado caso esta disminuye, es probable que se afecten diferentes factores, encendiendo una alarma para que se revise de inmediato la falla.

 

Cuando ocurre esta situación la persona indicada debe comprobar si los niveles de gas suministrado han disminuido, y se hace un control detallado en todos los puntos de camino entre la máquina y el paciente. Si en dado caso no se encuentra presencia de una fuga, sigue realizar una inspección en los sensores para rectificar que estén colocados en la forma correcta y funcionan sin ningún problema.

 

Mezcla de gases hipóxicos

 

Una mezcla de gases hipóxicos se presenta cuando los niveles de oxígeno son menores que el aire natural en el gas que se suministra a los pacientes por medio de una máquina de anestesia, si la mezcla llega a tener menos del 21% de oxígeno se encenderá una alarma. Este es uno de los problemas más comunes con máquinas de anestesia, por lo que su solución es sencilla, por ejemplo, si el paciente se encuentra conectado cuando el sistema hace sonar la alarma el encargado deberá poner el oxígeno al 100%, rectificar la lectura de los sensores para finalmente recalibrarlo.

 

Errores humanos

 

La causa de los errores que se han mencionado antes son en la mayoría de casos el resultado de un mal uso y un error por parte del personal médico. Según un estudio de la BJA (British Journal of Anesthesia), la causa principal en las máquinas de anestesia son la falta de un control riguroso antes de su uso, por otro lado, también se concluyó que las modificaciones a último momento en los sistemas de respiración y vaporizadores era uno de los factores para que el equipo fallara. 

 

Evitar estos errores consiste en poner atención en el diseño del equipo, qué tan fácil es su manejo y en qué partes debe poner más atención. Optar por equipos médicos fabricados bajo la premisa de evitar al máximo los errores humanos y que alertan sobre situaciones adversas también es una solución efectiva.

 

Conexión del sistema respiratorio

 

Este es otro de los errores más frecuentes, y se presenta al momento de realizar la limpieza o el cambio de sistema en el paciente, algo que puede predisponer al equipo para fallas. Además, puede ser un error que pase inadvertido a las rutinas de control, por lo que deben ser muy rigurosas durante todo el día.

 

Mantenimiento y control

 

Garantizar el buen funcionamiento y prolongar la vida útil de sus equipos del área quirúrgica de su centro médico tiene mucho que ver con la regularidad con la que le realice mantenimiento, ya que es así cómo se evitan desgastes y se previenen daños. 

 

El control de las máquinas de anestesia es un punto clave para garantizar su buen funcionamiento al tiempo que se evitan errores, por lo que realizarlo regularmente a lo largo del día y antes de realizar un procedimiento quirúrgico es fundamental. No está de más mantener un control durante los procesos operatorios para garantizar el cuidado del paciente en todo momento y evitar eventualidades.

 

Estos son los errores más comunes que se pueden presentar en su equipo de anestesia, evitarlos al igual que actuar lo antes posible cuando ocurren es fundamental para asegurar la integridad de los pacientes. 

 

En Promedco entendemos la importancia de las máquinas de anestesia para que los procedimientos quirúrgicos tengan éxito, por lo que le ofrecemos los equipos médicos de la más alta calidad. Consulte nuestro catálogo y comuníquese para cotizar.