¿Cómo hacer una ultrasonografía diagnóstica de tiroides? | Promedco
Promedco
Home
/
Blog
/
¿Qué es la ecografía tiroidea y paratiroidea?

¿QUÉ ES LA ECOGRAFÍA TIROIDEA Y PARATIROIDEA?

Para el cuerpo es fundamental llevar un control de lo que sucede en nuestro organismo. Por eso, en esta nota le contamos acerca de la ecografía tiroidea y paratiroidea para que conozca por qué debe realizarse.

mujer haciéndose ecografía tiroidea y paratiroidea

La ecografía de tiroides y paratiroides es una prueba diagnóstica que se realiza para observar el estado de estas glándulas. El examen se realiza con ayuda de un equipo de ultrasonido que permite visualizar imágenes claras sobre su forma, incluso es posible medirla.

 

El alto alcance de los ultrasonidos permite observar la glándula tiroides y las cuatro glándulas paratiroides que se ubican detrás de la tiroides, algo que antes no era tan sencillo. Estos avances tecnológicos permiten a los profesionales de la salud identificar anomalías en estas glándulas y proceder, de ser necesario, a un tratamiento.

 

¿Por qué se debe realizar?

 

La glándula tiroidea realiza una importante función en el cuerpo, es la encargada de regular las funciones metabólicas de nuestro organismo, exactamente, la velocidad con la que los alimentos se convierten en energía. Mientras que las glándulas paratiroideas son las encargadas de producir las hormonas que controlan los niveles de fósforo y calcio.

 

Debido a estas funciones que tienen en el cuerpo es necesario asegurar el buen estado de estas glándulas y cuando hay señales de alerta es indispensable realizar los estudios necesarios. Las sintomatologías más comunes que hacen necesario realizar un ultrasonido de tiroides y paratiroides son:

 

- Cuando hay sospecha de agrandamiento de la glándula tiroidea es necesario realizar este examen, ya que va a permitir realizar un seguimiento detallado del tamaño de la glándula. Se deberán realizar varias ecografías para poder medir descartar un crecimiento anormal.

 

- El agrandamiento de las glándulas paratiroideas también es una alerta para la salud del paciente, pues es sinónimo de que hay presencia de alguna enfermedad. Detectar esta anomalía bastante sencillo con ayuda de una ultrasonografía de tiroides, pues cuando las paratiroides están agrandas se visualizan rápidamente en las imágenes del equipo médico utilizado para realizar el examen.

 

- En caso de que se hayan percibido bultos o masas cerca a las glándulas en cuestión, será necesario realizar la ecografía, así se podrá identificar la presencia de nódulos secos o quistes para proceder inmediatamente con el respectivo tratamiento.

 

- Cuando se va a realizar una biopsia de la glándula tiroidea también es necesario utilizar equipos para imágenes diagnósticas de alta calidad para poder guiar la aguja y realizar el procedimiento adecuadamente.

 

En todos los casos en donde se realiza una ecografía tiroidea y paratiroidea es necesario contar con equipos de avanzada tecnología y excelente calidad para garantizar al paciente una atención apropiada. Para poder cumplir con estos requerimientos puede implementar equipos de la marca Mindray, la cual es conocida a nivel internacional por su alto desempeño y que, además, puede encontrar en el catálogo de Promedco.

 

Procedimiento para realizar una ecografía tiroidea y paratiroidea

 

Para realizar este procedimiento no es necesario tomar medidas para preparar al paciente, pues es un examen sencillo y superficial. Al momento de realizarlo, se pide al paciente que se retire la ropa de la cintura para arriba al igual que todas las joyas y accesorios que lleve en esta zona.

 

Después, el paciente se deberá acostar sobre una mesa y se le dará una almohada para que la ubique debajo de sus hombros. El profesional de la salud, en la mayoría de casos un radiógrafo, procederá a aplicar un gel en la zona del cuello para facilitar la movilidad del equipo de ultrasonido y el paso de las ondas sonoras.

 

El médico empezará a pasar el transductor sobre la parte del cuello con una ligera presión y de manera instantánea será posible visualizar las imágenes de las glándulas a través del equipo de hospital que se esté utilizando. El examen puede tardar de unos 20 a 30 minutos, tiempo en el que el profesional visualizará las glándulas desde todas los ángulos posibles y así poder determinar su estado.

 

Es un procedimiento sencillo que no toma mucho tiempo y no genera ningún dolor o malestar agudo en el paciente. Una vez finalizado el examen, el médico revisará las imágenes y realizará el respectivo diagnóstico para después darlo a conocer.